Ser Historia @ Nacho Ares.com

Ser Historia 453
Jack El Destripador

©  |  1 comentario

En este nuevo programa el cronovisor nos lleva al Londres de 1888 en donde Jack el destripador está haciendo de las suyas. Una época, la Victoriana, con la Revolución Industrial en pleno apegeo, que cambiará la historia. Nuestro crononauta será Jesús Callejo. Luego Santiago Posteguillo, autor del libro El séptimo círculo del infierno (Planeta 2017) nos acerca a los escritores considerados malditos en la Historia. Carlos Pascual, editor del libro Viaje de Egeria (La línea del horizonte 2017) nos presenta a esta incansable viajera del siglo IV. En el último bloque de nuestro programa, José Francisco Sanz Requena, del Departamento de Ciencias Experimentales de la Universidad Europea Miguel de Cervantes e investigador en el Grupo de Investigaciones Planetarias de la Universidad del País Vasco, nos habla de los detalles del Proyecto Cassini, que acaba de finalizar después de 20 años aportando información sobre Saturno. Acabamos con la sección de Historia y Deporte de nuestra compañera Cristina García. En esta ocasión Petrovic y Divac.

 

 

Jesús Callejo nos lleva a conocer el Londres de finales del siglo XIX. Una época en plena Revolución Industrial en donde los contrastes sociales eran tremendos. Algunos grupos llegaban a pasar hambre aunque vivían en una de las mayores potencias del momento. En ese marco histórico aparece un asesino en serie, Jack el Destripador, cuya presencia cambiará la historia no solo de los métodos policiales sino de la propia ciudad.

 

1 comentario

  1. Fran

    Publicado el 1 de julio de 2018 en 20:51

    Por lo que se puede dilucidar; y por lo que puedo ver y dar un poco más de luz al caso: el famoso “JACK” no era de nacionalidad inglesa, sino escandinava o países bajos. Probablemente de era Danés, aunque seguramente se estableció unos años en Irlanda mucho antes de los hechos acaecidos. Era un hombre maduro, que probablemente nació entre 1814 y 1826, y su piel era arenosa y de color blanca. Él era comerciante, aunque poseía una galería. Su nombre era o “HENRY O HENDRICK” o “WILLIAMS”, aunque seguramente y lo más posible, es que hubiera cambiado de muchas maneras de nombre u identidad debido a su proceder que venía siendo mucho antes a los hechos, y de ahí su afán de ocultarse y no revelar su nombre verdadero. Aparte de sus pactos que estableció con el maligno para no ser nunca juzgado ni cazado, y por eso también la tan difícil tarea de dar nombre o de identificar al tipo, aunque hay cosas que no se sabrán y la historia estará inconclusa. De hecho, creo se va a encontrar una foto de él con bigote largo y poblado (espeso y blanco) tendido hacia abajo (el bigote) y él tenía poco cabello en la cabeza a la edad que se recoge, y también llevaba gafas, aunque no siempre. Aunque yo creo que él se hacía pasar por muchas personalidades diferentes. No solamente para escapar de su pasado que lo venía persiguiendo, sino de ser alguien a quien la gente lo recuerde por quien era, aunque sea de forma anónima y por los hechos que tristemente se conocen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *