La fascinante vida de Omm Seti: La mujer que consiguió cruzar el oscuro velo de Isis

©  |  12 comentarios

Artículo Publicado en la revista Más Allá de la Ciencia nº134 Abril 2000

EN SER Historia dedicamos un programa a esta mujer. Lo puedes escuchar aquí.

Atrapada en un túnel del tiempo que la llevaba continuamente al antiguo Egipto, Dorothy Eady, más conocida como Omm Seti, ha protagonizado una de las historias más increíbles dentro del intrigante mundo de la Egiptología. Atraída por una percepción mística que solamente pudo responder en Abydos, esta inglesa fue quizás la figura más importante de entre los no pocos egiptólogos que alguna vez fueron cautivados por el lado oscuro del Egipto milenario.

OmmSeti02Mrs. Eady miraba con horror el cuerpo inconsciente de su hija Dorothy. La pequeña de 3 años de edad, acababa de sufrir un grave accidente precipitándose escaleras abajo en su casa de Londres. La pronta venida del médico no pudo eludir lo que parecía a todas luces inevitable. Tras inspeccionar a la niña y comprobar la ausencia total de aliento, el doctor firmó el fallecimiento de la pequeña.

El desplome de la familia fue inmediato. Tras dejar el cadáver de Dorothy sobre la cama de su habitación, el doctor regresó al salón para acompañar a los desconcertados padres, incapaces de admitir lo que les estaba pasando. Transcurridos sesenta minutos el médico volvió a la habitación de la niña. Estupefacto descubrió, no un cadáver inerte sino a una inquieta niña jugando sobre la cama, ajena a todo lo que había ocurrido momentos antes. La delicada Dorothy no lo sospechaba, pero alguien había regresado desde un pasado muy remoto para revivirla.

El despertar de los antepasados

OmmSeti03Dorothy Louis Eady (1904-1981), ha sido y será una de las figuras más introvertidas que ha dado la Egiptología académica. Sin embargo, sus primeros pasos en este terreno no se desarrollaron ni en una universidad ni en el plano físico convencional. Un año después de sufrir aquél aparatoso accidente, Dorothy comenzó a tener de forma continuada extraños sueños en los que veía un misterioso edificio columnado, rodeado de jardines repletos de toda clase de árboles frutales. Cada vez que los recordaba, una extraña desazón estremecía el cuerpo de la niña. Dirigida por una extraña intuición mística, Dorothy no cesaba de repetir a sus padres un angustioso “¡quiero volver a casa!”, como si realmente aquella modesta vivienda londinense no fuera su hogar natural.
Sus padres, desconcertados por el incomprensible comportamiento de la niña, la interrogaban sobre esa extraña casa; preguntas a las que Dorothy no sabía contestar ya que solamente podía guiarse por sus misteriosas visiones oníricas.
La respuesta a todas estas intrigantes preguntas no tardaría en llegar. En una visita casual al Museo Británico se produjo un espectáculo que puso el vello de punta a los padres de Dorothy. Nada más entrar en la inmensa sala egipcia, la niña se separó de ellos y corrió a besar los pies de las estatuas que allí se encontraban. Ante el asombro de sus padres, que no daban crédito a lo que veían, la pequeña comenzó a intuir la respuesta de muchos de los interrogantes que la habían atormentado en los últimos meses.
¿De dónde podría venir ese afecto por el antiguo Egipto? No tardaría en descubrirlo. Poco después, de forma también casual, Dorothy pudo por fin ver su verdadera casa en la fotografía de un periódico local. Se trataba del mismo lugar con el que ella había soñado infinidad de veces. Antaño rodeado de jardines y estanques, reconoció el templo de Osiris en la ciudad de Abydos, uno de los lugares más fascinantes de todo Egipto.
El círculo se fue cerrando, y solamente quedaba saber quién era el instigador de todo aquel extraño proceso místico.

La preferida del rey

OmmSeti04Cuando Dorothy contaba con 14 años, cierta noche se le apareció una extraña figura cubierta con una túnica blanca y una capa azul. No tuvo duda de quién era esa misteriosa aparición: se trataba, ni más ni menos, del faraón Seti I, el mismo que mandó construir “su casa”, el templo de Abydos.
Una vez realizado el contacto, y como si se tratara de fichas de dominó, los acontecimientos se sucedieron en cascada de forma súbita. A lo largo de casi diez años, Dorothy comenzó a recibir en las noches de luna llena pequeños mensajes por medio de la escritura automática. Nada de particular hubieran tenido estos mensajes si no fuera porque estaban redactados en la escritura jeroglífica de los antiguos egipcios. A través de estos comunicados, Dorothy comenzó a comprender, maravillada, su auténtica realidad.
A lo largo de diferentes fragmentos recibidos en días distintos, con mucho trabajo, consiguió aglutinar un pequeño manuscrito de 70 páginas. Su “confidente” desde el Más Allá, un tal Hor-Ra, le dictó en varios pasajes grandes retazos de la vida anterior de la muchacha. Dorothy descubrió que en otra vida había sido una joven llamada Bentreshyt y que había crecido desde los 3 años en el templo de Abydos. Allí fue dejada por su padre, un militar incapaz de hacerse cargo de la niña después de que su madre, una modesta vendedora de frutas, falleciera.
Con 29 años, un pasaje de barco permitiría a Dorothy Eady, por fin, marchar en busca de su pasado y resolver para siempre su gran enigma interior. En 1933 llegó a Port Said donde tomaría un tren hasta la capital cairota. Salvo en un par de ocasiones, no abandonaría jamás su tierra de adopción.

Vuelta a casa

Asentada en Gizeh durante dos décadas, esta excentric lady, tal y como fue llamada por sus contemporáneos, se casó con Iman Abd El Megid, a quien había conocido poco antes en Londres. Con él tuvo un hijo, de nombre Seti, lo que hizo que desde aquel momento, todo el mundo la llamara Omm Seti, “la madre de Seti”.
En los 20 años que estuvo en la zona de Menfis, participó en las excavaciones de muchos lugares importantes de la meseta de las pirámides, realizando publicaciones de monumentos que luego arqueólogos como Selim Hassan o Ahmed Fakhry publicaban como propios, postergando a un segundo plano el trabajo de esta mujer. Y aunque pueda parecer extraño, incluso a sabiendas de que la clave de su vida se encontraba a cientos de kilómetros al sur de Gizeh, en Abydos, Omm Seti no viajó a esta ciudad hasta 1952.
Transferida 4 años después por el Servicio de Antigüedades hasta Abydos, en ese mismo año (1956) Omm Seti comenzó su verdadera vida. Separada de su esposo y olvidada por su hijo, habitó una modesta casa de adobe. Sus únicos compañeros durante años fueron varios gatos, una oca, su burro y de vez en cuando alguna serpiente. Pero su verdadero dominio fue el templo de Seti. En sus diferentes santuarios continuó los antiguos rituales sagrados de los egipcios, recuperando por medio de la interpretación de los relieves del templo, su significado ya perdido.
Imbuida totalmente en la vida de los antiguos egipcios, profesando incluso la religión de Osiris y celebrando sus fiestas o llevando a cabo sus ofrendas como si estuviera viviendo en 1500 antes de nuestra Era, Omm Seti llegó a conocer algunos de los secretos mejor guardados de la magia de los faraones. Su excepcional estudio de la lengua jeroglífica, que aprendió en Londres de la mano de todo un maestro de la época, Sir Wallis Budge, le permitió acceder a los entresijos mágicos que abundaban en los conocidos Textos de las Pirámides o en el Libro de los Muertos.

Charlas con Seti

OmmSeti05A lo largo de su vida fueron numerosas las ocasiones en las que tuvo la oportunidad de protagonizar encuentros nocturnos con el faraón Seti I, llegando incluso a realizar el acto sexual. Durante las tertulias que mantenía con el antiguo monarca egipcio, Omm Seti solía preguntar acerca de algunos de los problemas que más la inquietaban, como la existencia de la Atlántida y la vida extraterrestre.
Sobre el primero de ellos y siguiendo lo descrito en el propio diario de Omm Seti, el 29 de julio de 1972, el monarca le dijo que “cierto día un navegante procedente de la isla de Creta me relató una historia similar. Según este hombre, el mar Mediterráneo fue hace mucho tiempo una gran extensión de tierra que cierto día se hundió. De este continente perdido solamente habían podido salvarse las cimas de las montañas que hoy forman las islas griegas del Egeo”.
Sin embargo, esta historia no tenía nada que ver con el origen atlante de Egipto. Según lo transmitido por el antiguo faraón, el nacimiento de esta civilización no distaba mucho de los modernos postulados académicos.
Dos años más tarde, el 29 de agosto de 1974, en otro encuentro con el faraón, éste habló a Omm Seti de la vida en otros planetas. “Existe una tradición heredada por los hombres sabios del tiempo de nuestros ancestros que dice que las estrellas son mundos redondos, unos grandes y otros pequeños”. Seguidamente, Seti I relató algunos de sus fantásticos viajes por estos planetas sin especificar el medio de locomoción empleado. Según el monarca, muchos de ellos estaban habitados por seres humanos. Sin lugar a dudas, lo más espectacular de todo es la descripción futurista realizada por el faraón de una gran ciudad con calles anchas y “cosas metálicas con ventanas y asientos en el interior pero que no tenían ni alas ni ruedas”.

El final de un gran sueño

Gracias a Omm Seti podemos ver hoy la reconstrucción total del templo de Abydos. Ayudada de los numerosos viajes astrales que realizó, en los que dejaba volar fuera de su cuerpo el “akh”, término que empleaban los egipcios para llamara al astral, esta mujer pudo reconstruir con paciencia los 2.000 bloques de relieves que hasta llegar ella, permanecían desparramados por el suelo del templo a la intemperie.
Con una frialdad admirable, Omm Seti nunca tuvo reparos en organizar celosamente su funeral con enorme antelación, igual que si hubiera vivido en el antiguo Egipto. Lo dejó todo preparado para que fuera inhumada en el pequeño patio que había junto a su casa. Sin embargo, por problemas burocráticos no pudo ser así. A pesar de todo, Egipto, respaldado por la comunidad egiptológica al completo, que siempre admiró y respetó a esta excentric lady, le otorgó un lugar de honor en el mejor de los paraísos que un egipcio podía esperar: ser enterrado en el occidente, no lejos del templo que fue su casa, para seguir así el curso de los rayos del sol en el atardecer.

© Nacho Ares 2004

 

Puedes conocer y escuchar a Omm Seti en este vídeo de National Geographic, Egipto Buscando la eternidad de 1981, grabado pocos días antes de fallecer.

 

12 Comments

  1. Sofia Pedraza

    Publicado el 19 de junio de 2014 en 23:53

    fabulosa historia

  2. Sofia Pedraza

    Publicado el 19 de junio de 2014 en 23:54

    fascinante historia

  3. Samuel Gonzalez

    Publicado el 20 de junio de 2014 en 00:37

    Saludos,
    Tengo informacion sobre la construccion de las grandes piramides, camaras sobterraneas llenas de evidencias, en una regrecion consciente comprobe lo que desde que me conozco he sentido. Viaje desde otros planetas a inspeccionar los trabajos ordenados por mi Padre. Las piramides de egipto no son lo mas importante. Todo esta debajo.

  4. Juan

    Publicado el 20 de junio de 2014 en 10:46

    Excelente reportaje de esta excepcional mujer, llena de voluntad y vigor, para llevar adelante su sueño de conocer su pasado y revivirlo.
    Felicidades por el articulo

  5. miguel

    Publicado el 23 de julio de 2014 en 19:34

    excelente historia maravilla de mujer

  6. Santa galvan

    Publicado el 26 de septiembre de 2015 en 22:30

    Hola Samuel González me compartes tu información? Santagalvan@hotmail. Con

  7. Cesar Rodriguez

    Publicado el 24 de octubre de 2015 en 23:41

    Nichiolas Reeves en la introduccion a su trabajo ” La tumba de Nefertiti” dice que esta mujer estuvo en contacto con Nefertiti y que esta le dijo que su tumba estaba al lado de la de Tutankamon y que estaba intacta. Ahora Reeves, basandose en argumentos totalmente cientificos ha descubierto la posibilidad de que esto sea verdad. Esperemos un poco de tiempo a ver si esto es verdad.

  8. Maxwell Clarck

    Publicado el 16 de junio de 2017 en 11:56

    Muy Interesante.

  9. Leonardo

    Publicado el 14 de agosto de 2017 en 16:51

    Hola samuel gonzales me compartirías tu información, muchas gracias leonardosecondini@gmail.com

  10. Albino Tovar

    Publicado el 15 de septiembre de 2018 en 20:52

    Fascinante historia y la vida de ella muy interesante, sobre todo al comprobarse que lo expuesto era verdad y de tanto tiempo atras, me gustaria recibir mas informacion de todo lo relacionado a ella y el antiguo Egipto

  11. Sandra Martins

    Publicado el 1 de noviembre de 2018 en 00:27

    Hola vivo en Montevideo-Uruguay, quisiera conseguir el Libro La Reencarnación de Omm Seti y en mi País, no lo consigo.

  12. Nacho Ares

    Publicado el 5 de noviembre de 2018 en 10:08

    Lo más fácil es que lo busques a través de alguna tienda on-line como Amazon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *