SER Historia 94
La Inquisición

©  |  1 comentario


Programa 94

04.06.2011 & 05.06.2011

La semana pasada presentamos a Lutero que supuso la primera gran herejía de la Iglesia. Hoy hablamos de la Inquisición como principal herramienta para luchar contra ella. Lo hacemos con el investigador Fermín Mayorga. Luego Jordi Principal, investigador del Museu d’Arqueologia de Catalunya, nos habla de la nueva musealización del edificio y en concreto de su magnífica colección fenicia. Acabamos con María Teresa Álvarez que acaba de publicar con La Esfera la novela, La Infanta Paz de Borbón. Fermín Agustí nos trae su agenda y Alba Morales por primera vez presenta una sección en la que semana a semana nos irá recordando el calendario de la Historia, las cosas que sucedieron en las fechas que rodean a cada programa.

1 comentario

  1. Iván

    Publicado el 28 de julio de 2015 en 04:36

    Señor Nacho Ares ¿sabe usted que “la cuestión del tormento” no era siempre una opción, y que el modo de llevarse a cabo estaba 100% prestablecido, y que ni mucho menos llevaba a la muerte del reo? La finalidad de todo el proceso inquisitorial era conseguir la confesión del reo, que provaba cada una de las acusaciones que se le imputaban. Por tanto, el tormento,que recordemos se realizaba de forma gradual, y siempre intentando no dejar tullido al reo o causarle la muerte, no era un instrumento de ajusticiamiento. No cofundamos la tortura de la justicia secular, con la Inquisición, ni tampoco claro, con la tortura “en la sombra” que llevaban a cabo los Estados, al margen de cualquier institucion.
    Esta muy bien atraer a la gente con la misma historia de siempre, de que la Inquisición era el mismo diablo en la tierra. Dejemonos de hacernos preguntas con la mentalidad del siglo XXI, pensemos en una sociedad extremadamente religiosa, donde el catolicismo era un nexo entre la población, un nexo ideológico entre los paises cristianos y una bandera que aunaba a todos frente a lo infiel. La Inquisición era el instrumento del miedo, en dos sentidos, hacía temblar a aquellos que se estaban desviando de la fe verdadera (porque los cristianos viejos y quienes no tenian pensado coquetear con las herejias no tenian ningun miedo a la Inquisición), pero tambien representaba el miedo del poder, a perder el control y el ejercicio del poder, sobre el rebaño, en un momento donde corrientes de pensamiento diferentes, hacian temblar los cimientos de un edificio muy bien construido, como era el de la Cristiandad.
    Como estudiante de Historia me cabrea que critiquemos el mal que ha hecho en la historia española la Leyenda Negra, y seamos nosotros, incapaces de ponernos en el contexto de aquel tiempo, los que seguimos vilipendiando instituciones de nuestra historia. Ni la Inquisicion regalaba caramelos, ni quemaba a cualquiera que hubiese robado una barra de pan. Seamos un poco más concienzudos con la Historia, y dejemos de mirarla desde la perspectiva que se tiene en estos tiempos.

    Y si Fermin Mayorga quiere no concurrir en la Leyenda, y aportar verdad al estudio de la Inquisición, que cuantifique (aunque resulte dificil, pero aproximadamente) el numero total de procesados, y compare el numero de ejecuciones, con el inmenso numero de casos en los que las penas han sido pecunarias, abjuraciones, carcelarias, verguenzas etc. Y se dará cuenta que los periodos en los que mayor es el numero de ejecuciones, son aquellos que coinciden con los tiempo en los que la estabilidad del poder regio se veia peligrosamente comprometida, ya sea de 1480 a 1520 con la persecución de los judeoconversos, o de 1560 a 1620, con la persecución de los protestantes.

    En el tiempo dado a tratar la Inquisición, no se la ha dado ningún respiro a entenderla sin criticarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *