CERRILLO BLANCO, PORCUNA (JAÉN)

En 1975 apareció en Cerrillo Blanco, junto a la localidad de Porcuna (Jaén), un yacimiento ibero. Las esculturas se descubrieron de forma casual. Al parecer, formaban parte de un antiguo monumento funerario, quizá de un príncipe ibero. Conocer qué clase de monumento fue es hoy un misterio, pero debió de ser algún tipo de torre, similar a otras construcciones que han llegado hasta nosotros como Pozo Moro (Albacete). Entre las esculturas vemos seres mitológicos, luchas de guerreros, sacerdotes u oferentes… Todos están realizados con una calidad extraordinaria. Luis Emilio Vallejo, director del conjunto arqueológico de Porcuna, cree que las figuras fueron destruidas en una suerte de ritual mágico ya que todas las piezas tienen huellas de hondas, lanzas y mazos. En Cuarto Milenio tuvimos la suerte de estudiar este apasionante tema en la 8ª temporada. Lo podéis ver en este enlace. El tema también lo analizamos en SER Historia. Lo podéis escuchar en este enlace. En la actualidad, las esculturas se conservan en un anexo del Museo Provincial de Jaén y su visita es obligada.